Os dejo una lista de los compañeros que se han apuntado al Grupo Trabajo:

Lucía Prendes
Bernardo Busto
Ángel González
Alicia Díaz
Concepción López
María Caramés
Ana Elena García
Amparo Turiel
Juana María Arribas
Nieves Egocheaga
María Victoria San Miguel
Águeda Wattenberg
Cariri Prieto

viernes, 20 de abril de 2012

Actividades contra el tabaquismo


                           
Entrevistamos a fumadores




Cada persona entrevista a cinco fumadores y elabora unas conclusiones, teniendo en cuenta la presente ficha. Los entrevistados pueden ser del grupo, clase, familia, otros. Puesta en común de los resultado y evaluación del proceso y resultados de la actividad. Tiempo: de una a dos sesiones, dependiendo del número de participantes y de a quiénes se pase la encuesta. Evaluación: cinco minutos
PREGUNTAS:
Sexo.......... Edad........
¿ A qué edad empezó a fumar?
¿ Cuantos cigarrillos fuma diariamente?
Señale las razones por las que empezó a fumar:
¿ Ha dejado alguna vez de fumar?. ¿ Cuáles fueron los motivos?
¿ Qué razones tiene para seguir fumando?
Indique los efectos que produce en su organismo el tabaco
¿ Cómo se siente cuando no tiene tabaco?. ¿ Por qué?
Ha pensado alguna vez en el fumador pasivo?
¿ Considera que la publicidad del tabaco promueve el consumo?
¿ Qué opina de la frase "fumar ya no está de moda"?


CONCLUSIONES:






          Reflexionamos sobre las razones para fumar y no fumar


Reflexiona individualmente durante veinte minutos sobre las razones que aduce la gente para fumar y no fumar. Describe tu opinión personal de forma razonada. Luego te reunirás en grupos de cuatro y cada uno pone en común sus opiniones durante otros quince minutos. Puesta en común en gran grupo: veinte minutos. Evaluación: cinco minutos. Puedes preguntar las razones a algún compañero/a fumador/a y no fumador/a.
RAZONES PARA FUMAR RAZONES PARA NO FUMAR
1
2
3
4
5
6
7
8
VALORACIÓN PERSONAL:
Yo, como fumador / no fumador ( táchese la que no proceda), opino que.........
La razones son las siguientes............

                - Distinguimos los mitos del tabaco de las realidades


Escribe tu opinión de cada mito que reproducimos a continuación. Una vez terminado compara tu opinión con la ficha siguiente "Realidades sobre el tabaco". En caso que estés en desacuerdo, debes anotarlo dando razones del mismo. Puesta en común: veinticinco minutos. Evaluación: cinco minutos.
MITOS:
«Hay cosas mucho peores que el tabaco».
«He conocido a muchos fumadores que no han estado nunca enfermos».
«Los cigarrillos light no hacen daño, no son cancerígenos».
«Yo fumo poco porque casi todo el cigarrillo se consume en el cenicero».
«El tabaco contamina, pero más los coches y las fábricas. Un cáncer de pulmón te puede dar por la contaminación ambiental».
«El tabaco me tranquiliza».
«Necesito un cigarrillo para estudiar o trabajar».
«Yo no dependo del tabaco, puedo dejar de fumar cuando quiera».
«El cigarrillo es un vicio muy difícil de quitar».
«Se pasa muy mal cuando se deja, es peor el remedio que la enfermedad».
- Realidades sobre el tabaco
«Hay cosas mucho peores que el tabaco».
No tantas, porque el tabaco es causa de cáncer y el cáncer es la segunda causa de muerte en los países industrializados, detrás de las enfermedades cardiovasculares, con las que el tabaco se encuentra directamente relacionado.
«He conocido a muchos fumadores que no han estado nunca enfermos».
Seguramente recuerdas a algún anciano que ha fumado toda la vida y está muy bien. Observa su calidad de vida: ¿tose?, ¿le cuesta respirar?, ¿qué grado de actividad física tiene? Aún así, ese anciano ha tenido suerte, mejor para él. ¿Tú puedes asegurarte una suerte igual? No olvides que sólo ves a los que llegan, a los que han muerto a causa del tabaco no los ves envejecer.
«Los cigarrillos light no hacen daño, no son cancerígenos».
Los cigarrillos bajos en nicotina y alquitrán son menos nocivos, pero debes tener en cuenta que el grado de satisfacción del fumador depende directamente de la concentración de nicotina en sangre, lo que se traduce muchas veces en un aumento del número de cigarrillos consumidos; por tanto, el beneficio se anula.
«Yo fumo poco porque casi todo el cigarrillo se consume en el cenicero».
El fumador que deja de quemar el tabaco en el cenicero, procurando hacer menos «chupadas», va a respirar mayor concentración de cancerígenos porque el humo que se desprende de la porción final del cigarrillo es cualitativa y cuantitativamente más tóxico que el humo que se inhala directamente al fumar.
«El tabaco contamina, pero más los coches y las fábricas. Un cáncer de pulmón te puede dar por la contaminación ambiental».
Los estudios epidemiológicos señalan que el tabaco es el causante del 30% de todos los cánceres diagnosticados, frente a un 2% producido por la contaminación ambiental.
«El tabaco me tranquiliza».
Has aprendido a regular tu forma de fumar para tranquilizarte, y esa «tranquilidad» es debida a la acción central del tabaco, pero desaparecerá cuando los niveles de nicotina en sangre disminuyan y dará paso al síndrome de abstinencia del fumador. Recuerda que existen otros múltiples métodos para tranquilizarse y enfrentar el estrés cotidiano. Los no fumadores también se angustian.
«Necesito un cigarrillo para estudiar o trabajar».
Muchas personas han asociado el tabaco a situaciones tales como el trabajar y estudiar, y esto se ha convertido en un hábito como cualquier otro. Lo que no significa que no pueda hacerse sin tabaco, porque al fin y al cabo eres tú quien trabaja y estudia no el cigarrillo. (...) Intenta realizar estas actividades sin fumar durante algún tiempo y verás como muy pronto recobras los niveles de rendimiento que mantenías fumando.
«Yo no dependo del tabaco, puedo dejar de fumar cuando quiera».
Prueba a dejar de fumar en una situación cotidiana de tu vida, no cuando estés agripado, enfermo; y verás que es más difícil de lo que pensabas. Te das autoexc usas para continuar con tu adicción y tu dependencia. Todo fumador es dependiente.
«El cigarrillo es un vicio muy difícil de quitar».
La adicción al tabaco tiene un doble componente. Una es la adicción física generada por la nicotina y otra es el hábito comportamental, o asociaciones entre situaciones de la vida diaria y el tabaco, éstas son más difíciles de romper que la adicción física.
«Se pasa muy mal cuando se deja, es peor el remedio que la enfermedad».
La dependencia física de la nicotina sólo dura alrededor de una semana. Sin embargo los beneficios secundarios al abandono del tabaco son progresivos y aparecen desde el momento en que se deja de fumar.

      

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada